Zombis y monstuos invaden las calles de Peñíscola

La pasada noche los vecinos de la localidad celebraron la primera edición de Zombie Walk, una terrorífica gastro-ruta turística para descubrir los secretos ocultos del Castillo de Peñíscola

Los participantes en la ruta se dieron cita en la plaza del castillo para comenzar una terrorífica aventura que les iba a llevar a descubrir rincones y secretos que desconocían de las calles del casco antiguo. Los monitores de la organización antes de comenzar, detallaron cuáles eran los puntos clave para garantizar la máxima diversión y seguridad a todos los allí concentrados.

Cinco eran las paradas que los zombis tenían que realizar antes de llegar al punto de rescate: el Mandarina Club. Los bares colaboradores en el evento fueron los diferentes puntos de avituallamiento donde los participantes disfrutaron de una consumición mas una tapa, todo ello entre fantasmas, calabazas, telarañas y sustos, muchos sustos. Lo que no tenían previsto era que para llegar a obtener ese deseado premio pasarían momentos de verdadero pánico en las calles del recorrido prefijado de la ruta. La organización contaba con unos dieciocho voluntarios que se encontraban escondidos en diversas zonas del casco antiguo para crear el terror y el pánico entre todos los participantes.

Gritos; carreras; tensión; miedo, fueron algunas de las sensaciones que se pudieron percibir a lo largo de todo el recorrido. Algunos zombies declararon que fue “una velada terroríficamente divertida”.

Miembros de la organización están muy satisfechos del resultado de la primera edición de la Zombie Walk y esperan poder celebrar más noches de Halloween como la de ayer.