Las obras del Castillo de Peñíscola dejan al descubierto el pasado medieval de la fortaleza

La fase piloto de estos trabajos llega a su ecuador avanzando en la limpieza y nueva iluminación de las estancias

Tras la finalización de las obras los actuales 9 espacios visitables se ampliarán hasta en tres salas más incorporando espacios del Palacio Pontificio actualmente cerrados al público.

El Plan Director de actuaciones para al Dinamización turístico cultural del Castillo de Peñíscola impulsado por la Diputación Provincial de Castellón ha llegado al ecuador de la ejecución de la primera fase piloto de obras.
Éstas, que se iniciaron a finales de diciembre 2014, se prevé que finalicen durante el mes de abril y están transcurriendo “según el plan previsto” y “centradas en la restauración ambiental y adaptación de los espacios de acceso y dependencias pontificias de primer nivel” ha explicado la arquitecta y directora de la obra, Pepa Balaguer, durante su visita a la fortaleza junto al alcalde de la población, Andrés Martínez, y vicepresidente de la institución provincial.

Durante los trabajos, además, se está procediendo al vaciado y restauración de las estancias del castillo ocupadas con almacenes, talleres y despachos, lo que permitirá, por primera vez, visitar las tres dependencias que actualmente estaban cerradas, entre las que se encuentra la cámara principal del Papa Luna.

Plan de Arqueología para todo el monumento
En los espacios en los que se están llevando a cabo las tareas de limpieza, se están realizando catas para el desarrollo de un plan de arqueología de todo el monumento, gracias al cual se está descubriendo parte de la construcción medieval ahora oculta y que podrá conocerse gracias a esta intervención. Concretamente, en la escalera de acceso al Patio de Armas, tras eliminar instalaciones del siglo pasado como los maceteros, se está facilitando la recuperación de la amplitud original de la escalinata, pudiendo estudiar ahora los antiguos escalones medievales esculpidos en la propia roca.
Del mismo modo, en la sala de las caballerizas, las catas han puesto al descubierto un escalón que rodeaba toda la sala, también de la época medieval.

Los trabajos en curso
Las tareas que están, actualmente, en desarrollo son el desmontaje de las exposiciones temporales de la planta baja que se sustituirán por otras instalaciones expositivas permanentes; la restauración y limpieza de pavimentos, muros y bóvedas y subsanación de algunos problemas de humedades salas; la iluminación e instalaciones para el espacio expositivo proyectado sobre el Papa Luna y el Temple; la recuperación de algunas conexiones o huecos que se habían cegado en el siglo XX y otros aspectos de interés “que proporcionarán mayor autenticidad al monumento”, concluía Balaguer.
Dentro del plan se prevé, además, la catalogación e inventario de mobiliario y piezas de todas las estancias del castillo.

Los objetivos del Plan Director
Uno de los objetivos principales del Plan es “convertir el Castillo de Peñíscola en un centro de interpretación sobre la fortaleza y su historia que girará en torno a dos argumentos temáticos principales: el Papa Luna y la orden del Temple que construyó el castillo” tal y como ha reiterado Martínez.
La Diputación prevé ejecutar el citado Plan en seis anualidades 2014-2019 con un programa en el que se combinan varios tipos de actuaciones que inciden fundamentalmente en la mejora de la calidad de la visita turística, la mejora de la comercialización, las obras de conservación , la realización de instalaciones interpretativas sobre la historia del monumento y la realización de un plan de estudios previos y arqueología que ya está desarrollando la Diputación Provincial.