Crece el interés por Peñíscola en el mercado asiático

  • Touroperadores especializados incluyen al destino castellonense en su ruta por la Península Ibérica para turistas de Japón, China, Corea del Sur o Taiwan

  • Los grupos disfrutan de la singularidad del peñón sobre el que se asienta la Ciudad Antigua y su Castillo, así como la gastronomía local basada en los productos del mar

  • En diez años se ha multiplicado la llegada de cupos de estos países. La acogida de la Sakka Ten en 2012 y las producciones audiovisuales han disparado el interés por la Ciudad en el Mar.

Las calles del Casco Antiguo de Peñíscola, así como los alrededores de la ciudadela son ya escenarios habituales para los turistas asiáticos que, semana tras semana, llegan a la ciudad.

No es extraño ya encontrarse con los flashes de las cámaras de estos grupos de japoneses o chinos que, a lo largo de todo el año, paran en Peñíscola dentro de la ruta que realizan para visitar la Península Ibérica.

Kuoni, uno de los touroperadores de referencia dentro del mercado asiático, a través de Gulliver´s Travel Associated que operaba en  Europa estos grupos, incluyó hace casi diez años esta visita en el tour entre Barcelona y Valencia con éxito, ya que los grupos se suceden a lo largo de los doce meses del año, como mínimo, en una ocasión por semana.

Los grupos, de aproximadamente cuarenta turistas, se multiplican en la temporada alta hasta sumar cinco llegadas semanales en los meses de máxima ocupación.

La visita a la ciudad pontificia es una de las más valoradas a pesar de no incluir pernoctación, ya que en las encuestas de calidad de los restauradores que visitan, la gastronomía y el patrimonio cultural y arquitectónico de Peñíscola son muy bien valorados.

El total de llegadas, concretamente desde Japón, en 2013 superaba las 3500, siendo el año de mayor afluencia desde el inicio de estas operativas por todo el país, tras la celebración en 2012 de la exposición internacional de bonsai Sakka Ten en la localidad castellonense.

Tras consolidar el mercado nipón, otros países como China, donde se emitió en 2014 el famoso programa de rutas turísticas por el mundo dedicado a Peñíscola dentro de un tour español, se disparaban las peticiones para visitar el destino turístico de la costa mediterránea. También Corea del Sur y Taiwan envían grupos de turistas en ruta que eligen Peñíscola como visita ineludible dentro de su viaje por España. En estos países, en los últimos años, se han difundido campañas publicitarias de marcas como LG o Samsung, que han contado con el escenario de excepción de la Ciudad en el Mar para sus respectivos rodajes, facilitando su promoción a través de la pantalla del televisor e internet a las viviendas y dispositivos móviles de cientos de miles de asiáticos.

El perfil del turista asiático

Los turistas asiáticos viajan en grupo y llegan a España con viajes organizados, si conciertan tours por todo el país. Su motivación en los viajes a Europa es el conocimiento de otras culturas y valoran muy positivamente el folklore y la gastronomía autóctonas.

La arquitectura y las compras son dos de sus grandes pasiones, sobretodo en el caso del turista japonés. La exclusividad de la ciudad papal de Peñíscola y su singularidad se ha convertido ya en parada obligatoria en los tours de ocho y catorce días que se operan en la península.

Su gasto medio por turista y día puede duplicar el del turista europeo, “lo que supone un visitante interesantísimo para nuestro destino, ya que no sólo actúa como prescriptor en un mercado prácticamente nuevo para nosotros, sino también porque consume productos y servicios de la oferta complementaria de la ciudad, como la gastronomía o el comercio”, ha valorado el alcalde, Andrés Martínez, que ha manifestado su satisfacción por las crecientes cifras de llegadas y la incorporación de nuevos mercados internacionales.

Los más de 300km que separan las capitales de Barcelona y Valencia son una oportunidad para Peñíscola como escala de excepción, “pues hay múltiples opciones, como Tarragona y su patrimonio de la época romana o la riqueza natural y paisajística del Delta del Ebro que podrían ser paradas perfectamente obligatorias para estos viajes organizados; que sea Peñíscola la escala elegida dice mucho de su excepcionalidad y de su oferta turística que combina no sólo un patrimonio cultural y arquitectónica únicos, sino también una excelente oferta gastronómica en un entorno natural privilegiado” ha valorado el primer edil.